Picture of Admin Admin
Consejo literario: Tres trucos para mejorar el estilo de nuestra novela
de Admin Admin - martes, 13 de enero de 2015, 06:03
 
Comencemos por las palabras rebuscadas, pedantes o difíciles, que no son para nada garantía de estilo, más bien lo contrario.
Si el texto no resulta comprensible porque se ha llenado de palabras raras o en desuso, el autor estará yendo en contra de la claridad que un buen narrador no ha de sacrificar con el fin de demostrar lo culto que es.


escribir

Ahora bien, el hecho de que para el escritor sea preferible huir de palabras rebuscadas no significa que una obra deba llenarse de términos coloquiales y expresiones poco correctas. Este tipo de lenguaje tendrá cabida únicamente cuando trate de reflejar el tipo de lenguaje de un personaje concreto y determinado.

LA LONGITUD DE LAS ORACIONES EN UN TEXTO Y EL ESTILO

Este tema es verdaderamente importante, y lo es porque con ello se dará un ritmo u otro a un texto, o a una parte concreta del mismo.

Con las frases cortas el ritmo se acelera, y con las largas se detiene. Lo ideal en un texto es la mezcla de ambas, según el momento de la narración de que se trate y de lo que quiera transmitirse en cada caso.

Si en un momento de la obra el autor quiere que el lector sienta rapidez y dinamismo, empleará frase cortas. Si por el contrario en otra parte de la narración desea imprimir un ritmo más sosegado, tendrá que recurrir a oraciones largas.

En cualquier caso debe saber intercalar frases largas con frases cortas. La armonía reside precisamente en una buena mezcla de frases largas, cortas e intermedias.

LA LÍNEA ARGUMENTAL

Mientras el narrador está escribiendo la historia será aconsejable que se detenga en algún momento para comprobar si la línea que sigue es siempre la misma.

Debe ser consciente de que todo lo que escribe ha de ser coherente y mantener la relación. Es un todo en el que diferentes voces, personajes o historias han de estar bien hilvanados. Por eso es mejor que el autor no se inicie con proyectos ambiciosos. Lo mejor es que comience con ideas sencillas y después pase a desarrollar ideas complejas.

Relacionado con ello, existen varias ideas que merece la pena que el escritor controle:

a) ¿Cada párrafo se enlaza naturalmente con el siguiente?
b) ¿la idea crece a medida que avanza la narración?
c) ¿Agrega datos nuevos?
d) ¿La información se reitera de forma necesaria?

Estos consejos forman parte de nuestro Taller de Escritura Creativa. Toda la información en nuestra web.